Conociendo las interfaces

En artículos anteriores estuve comentando sobre el equipamiento básico de grabación (PARTE 1PARTE 2PARTE 3) que uno puede adquirir para comenzar a grabar su música. En este nuevo post voy a hablar específicamente sobre las interfaces de audio.

Las interfaces de audio son placas de audio que le podemos adicionar a nuestra computadora (sea portátil o de escritorio). Por lo general van a ser externas (hoy en día casi no se fabrican más las internas) y están pensadas principalmente para grabación.

Son herramientas sumamente útiles para poder armar bocetos y demos de nuestra música e inclusive, si llegamos a perfeccionar nuestra técnica, permitirnos grabar instrumentos en muy buena calidad.

La principal característica a tener en cuenta es saber cuántas entradas necesitamos que tenga la placa. La cantidad de entradas que traiga la interfaz será equivalente a la cantidad de instrumentos que podremos grabar en simultáneo. Los números estándar son de 1, 2, 4 y 8 entradas. Por lo general, para poder hacer demos y comenzar a aprender sobre la grabación no serán necesarias más de 1 o 2 entradas.

024-01Hay que tener en cuenta que a mayor cantidad de entradas, mayor será su costo. De ser posible, yo recomiendo adquirir una de 2 entradas. Esto te va a dar la libertad de poder grabar dos instrumentos en simultáneo (bajo y guitarra o 2 guitarras), una voz y un instrumento o un teclado en estéreo. De tener sólo una, habría que hacer siempre un instrumento por vez.

Si bien muchas veces sirve grabar de a uno por vez (dado que uno no está trabajando en un estudio profesional tratado acústicamente de forma apropiada), suele ahorrar mucho tiempo a la hora de hacer pruebas y revisiones de posibles temas o ideas.

Las entradas pueden ser sólo canon (conector de 3 pines o XLR), sólo jack (conector de instrumentos 6.3mm o TR/TRS) o combinados. Es importante que pueda traer ambos, ya que de esta manera nos va a permitir conectar micrófonos con cables balanceados (cables canon) y  evitar la mayor cantidad de interferencia posible; así como instrumentos (guitarra/bajo) directamente a la placa.

Es importante que la interfaz traiga “phantom power”. Hoy en día, prácticamente todas las placas lo traen incorporado, pero nunca está de más revisar que así sea (todo lo que conozcamos del producto antes de comprarlo, será una sorpresa menos al momento de usarlo). El phantom power suele ser un botón que cumple la función de enviar un plus de energía (48V) a la entrada. Esta función es utilizada con micrófonos condensadores (mediante cables canon) que necesitan de esta energía suplementaria para poder funcionar.

Una vez tengas en claro cuántas son las entradas que necesitás, es importante saber cuántas salidas trae la placa. La cantidad de salidas será equivalente a la cantidad de parlantes o distintos periféricos por el que podrá enviarse la señal.
En la mayoría de los casos, con que tenga una salida estéreo será más que suficiente; pero de tener más, nos permitirá conectar a un segundo juego de parlantes. Esto será útil si en algún momento te decidís por aprender a mezclar: vas a poder tener más de una referencia de audio y saber cómo reacciona el sonido en distintos transmisores.

024-02Las salidas pueden ser con conectores canon, jack o RCA. Los más profesionales son los canon (ya que son los que permiten menor cantidad de interferencia) y los menos profesionales, los RCA. En este caso recomiendo que cuanto mejor sea el conector (aunque no sea el mismo de nuestros parlantes) mejor, ya que permitirá mejorar el equipamiento en un futuro sin necesidad de cambiar la placa.

Si la placa que te gusta tiene un conector distinto al de tus parlantes, por lo general se podrá solucionar colocándole un adaptador al cable. Desde luego, esta no es la mejor opción, pero no suele traer mayores inconvenientes.

Otro tipo de salidas que puede traer la placa es la cantidad de auriculares que permita conectar. Que traiga una salida de auriculares es muy recomendable (así se podrá trabajar y grabar sin molestar al resto de la gente de la casa) y si trae dos, aún mejor ya que a la hora de grabar dos personas juntas, ambas podrán monitorearse en el momento.

Es usual ver interfaces con salidas digitales S/PDIF, pero hoy es algo que casi no se usa. Muchas suelen traen entrada y salida de MIDI. Como muchos teclados o procesadores MIDI hoy en día se conectan por USB, tampoco sería del todo necesario.

024-03Revisá cuál es la conexión principal de la placa. Pueden ser USB o Firewire. Este no es un dato menor. Comprá el producto que tenga el mismo conector que permite tu PC. Un adaptador en este punto puede hacer perder calidad y sincronización entre la placa y el ordenador.

Otro dato importante es saber el “sample rate” y el “bit rate” que maneja la placa. Esto es a la calidad que permitirá grabar la interfaz. El estándar es 44.1Khz-16bits y 48Khz-24bits. Si permite eso, es suficiente, si trae la posibilidad que sea 88.2Khz o 96Khz y la posibilidad de 32bits, mejor aún. Para que te des una idea de cómo debe ser la calidad de audio, el CD es 44.1Khz-16bits y el DVD es 48Khz-24bits.

Antes de comprar cualquier aparato, asegúrate de que ese modelo tenga un driver actualizado para el sistema operativo que vos manejes. El estar enterado de esto te puede prevenir de muchos dolores de cabeza futuros, ya que si compraste sin saber del todo las especificaciones, los vendedores no suelen hacerse cargo de devolverte tu dinero. Esto se puede investigar desde la página de la empresa fabricante.

Como última recomendación, no te dejes engañar con los números que traiga en el nombre la placa. Muchas veces el marketing hace que un producto se vea más interesante diciendo que tiene (quizás) 4 entradas pero están contando la digital (S/PDIF) y la MIDI. Por lo tanto, en ese caso, no podrías grabar más de dos instrumentos simultáneos (a menos que tuvieses otros periféricos más).

Es importante leer todas las características, tomarse el tiempo para comparar y averiguar qué dicen otros usuarios antes de comprar. De esta manera vas a poder estar seguro que lo que comprás, es lo que realmente necesitás.

¿Qué dudas te despierta el mundo de las interfaces? ¿Cuáles son los datos que te cuesta entender a la hora de leer las características? ¿Pensaste cuál sería el propósito principal de la placa? Con eso te ahorrarías mucho tiempo de ver productos que no cuadran con tus necesidades.

¿Tenés otros consejos para dar? Todos podemos beneficiarnos si los compartís.

Ariel Gustavo Kaplan es un músico que se desarrolla como bajista, compositor/arreglador, productor y profesor. Si querés tomar clases o trabajar con él en tu proyecto musical, comunicate enviando un mail para más información.

2 Comments on “Conociendo las interfaces

  1. por cierto muy bueno me interesa porque me gusta aprender muco mas para profecionamiento desde ya cuenten conmigo este es mi correo gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *